NOTICIAS
Seis estudios presentados responden a necesidades de desarrollo de Santa Cruz

“Santa Cruz destaca por su actividad económica y estas investigaciones así lo demuestran, pero más allá de eso, estos trabajos serán de mucha ayuda para tomar acciones concretas en las problemáticas citadas”. De esa manera, Manlio Roca, Secretario de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente de la Gobernación de Santa Cruz, resumió parte del valor que tienen las seis investigaciones presentadas este martes 10 de diciembre por la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM) y el Programa de Investigación Estratégica en Bolivia (PIEB).

Desarrollada durante más de diez meses y fruto del trabajo de 41 investigadores, docentes y estudiantes de último curso de la Facultad de Ciencias Agrícolas, Facultad de Ciencias Veterinarias y la Facultad Politécnica de la UAGRM, los trabajos científicos se encargaron de escudriñar en temas tan diversos como la formación técnica en el Plan 3.000, los controladores biológicos de las moscas de la fruta, la degradación en las lagunas La Peña y Tatarenda, las totakis y su efecto depredador en la producción agrícola, la terneza de la carne y un sistema de monitoreo para las Lomas de Arena.

La importancia de las investigaciones radica en que sus resultados y propuestas se están convirtiendo en políticas públicas para el departamento, siendo tomadas en cuenta tanto por el Gobierno Departamental de Santa Cruz.

Paula Peña, Directora del Museo de Historia de la UAGRM, resaltó el hecho de que los trabajos abordan temas que antes no habían sido investigados en Santa Cruz. “Dicen que para recorrer un camino hay que dar el primer paso y eso es lo que nosotros hemos hecho”, dijo la historiadora.

Waldo López, responsable de la Dirección Universitaria de Investigación de la UAGRM, dijo que “una sociedad no puede desarrollarse si no aplica el conocimiento científico y el problema está en que en Bolivia no hay investigación de una manera amplia, prueba de ello es que sólo se destina el 1% del PIB para su ejecución. La investigación es un proceso continuo, que no espera sólo fines de semana y el reto de la Universidad es hacer más investigación”.

Godofredo Sandoval, Director del PIEB, valoró los resultados de las investigaciones presentadas. “Son el esfuerzo de docentes, estudiantes, técnicos y un equipo de personas que trabajó intensamente para lograr los resultados publicados”, aseveró.

Juan Antonio Pereira, coordinador de una de las investigaciones ejecutadas, en representación de los seis equipos de investigación, hizo un pedido a las autoridades para resolver los problemas burocráticos y administrativos que, en algunos casos, dificultan la tarea del investigador. “Debe darse prioridad para que podamos desarrollar la investigación científica”, dijo, y resaltó el hecho histórico de que por vez primera se hubiera destinado recursos del IDH a la investigación.

Las investigaciones presentadas

Lomas de Arena
Un equipo de investigadores desarrolló un Sistema de monitoreo de Recursos Naturales para el Área Protegida Lomas de Arena, que está siendo afectada por el crecimiento urbano.

Lagunas La Peña y Tatarenda
Estas lagunas tienen una pérdida de cobertura vegetal que se debe al ingreso de la agricultura mecanizada, la ganadería semiintensiva y la escasa gestión en conservación.

Controladores biológicos de las moscas de la fruta
Una investigación realizada en Porongo y La Guardia identificó a las avispas parasitoides como controladores biológicos de las moscas de la fruta, una plaga perjudicial para la producción.

Las palomas y su efecto en la producción
La presencia depredadora de palomas totaki y torcaza en la zona de producción agroindustrial de Santa Cruz, varía según la época y los sitios de cultivos intensivos, afirma una investigación.

Ganado criollo y la terneza de la carne
Un estudio genético de tres razas de ganado bovino detectó que los ejemplares criollos tienen similares potencialidades para contar con terneza de la carne frente a otras razas en el país.

Formación técnica en el Plan 3000
Según una encuesta a 520 estudiantes de último curso de secundaria, los jóvenes entre 17 y 25 años del Plan 3000 no se sienten atraídos por la oferta de formación técnica.

INVESTIGACIONES