DESTACAMOS >>> 
  • La próxima semana, la Biblioteca virtual subirá los Estados del Arte de La Paz que sirvieron para armar una agenda de investigación departamental
  • La próxima semana, la Biblioteca virtual subirá los Estados del Arte de La Paz que sirvieron para armar una agenda de investigación departamental
 
MÁS NOTICIAS
Economía 
Talleres de costura, ¿entre la “esclavitud” y la “cultura”?
Periódico Digital PIEB • 16-05-2017

El trabajador asalariado y libre es un ideal divorciado de la realidad de una fuerza laboral sobreexplotada a través de mecanismos económicos y de coacción directa. En los talleres de costura en Argentina se interpreta de dos formas, ambas equivocadas: esclavitud o práctica cultural. 

En el marco del Congreso Trabajo y Trabajadores, realizado de 2 al 6 de mayo, éste fue el tema puesto en discusión por la antropóloga María Ayelén Arcos, que investiga desde 2007 la segmentación de mercados laborales y los procesos identitarios entre trabajadores.

Sobreexplotación

En sus estudios ha verificado que en el proceso de extracción del plusvalor de la fuerza de trabajo se conjugan elementos vinculados al ideal del trabajador asalariado, libre, capitalista, con elementos extraeconómicos o de coacción directa que incorporan, por ejemplo, modalidades de cobro a destajo, extensión de la jornada laboral, retención de documentos de obreros emigrados, la retención de salarios o casos de discriminación y violencia concretos.

“Estas formas de producción –dice Arcos, lejos de ser algo exótico o algo marginal, que es como se presenta en los medios de comunicación, a través de la figura del trabajo esclavo o como algo cultural de los bolivianos (en los talleres textiles), son sistemáticas en la producción capitalista. Lo encontramos en la agricultura, en la construcción (producción de ladrillos) y en los textiles, es decir cómo nos vestimos, cómo comemos y dónde vivimos”.

En el congreso presentó la ponencia titulada Entre la “esclavitud” y la “cultura”. Reflexiones en torno a representaciones y prácticas sobre las relaciones de trabajo y producción en talleres de costura de Buenos Aires. El Periódico Digital del PIEB conversó con la investigadora sobre su estudio en los talleres textiles en Argentina.

Entonces no son formas atrasadas de explotación laboral en los talleres textiles, ¿son más bien rasgos del capitalismo en la actualidad?

Exactamente. La comprensión idealizada del capitalismo sostenido sobre el trabajador asalariado, libre…, nos lleva a pensar que estas formas son desviaciones, distorsiones, formas atrasadas de trabajo y que se traducen en estas dos figuras: el trabajo esclavo o la cultura incaica. Se lo ha llegado a presentar de esa (segunda) manera, hay un fallo conocido de un juez federal que dice que en los talleres funcionan ayllus bolivianos. Pero la racionalidad típicamente capitalista es una pretensión liberal o neoliberal que no corresponde a la realidad y a la reproducción cotidiana de estas relaciones de trabajo. Al observar que estas formas de trabajo corresponden a la esclavitud, por otro lado, no nos ayuda a pensar cómo se consienten y se reproducen. El consentimiento es necesario, y a la hora de pensar en él caemos en la explicación culturalista, en ningún momento se cuestiona cómo ese consentimiento prefigura procesos hegemónicos.

¿Cómo pesa la subjetividad en esas relaciones entonces? En Bolivia el movimiento obrero tenía esa disciplina que impone el capital (reclamo de derechos, sindicalización), pero el campesinado no tiene esa tradición y sabemos que son sectores campesinos los que migran a Argentina…

En el caso del incendio que tomo como caso ejemplar, el 90% de trabajadores, de 63 personas que vivían en ese taller fábrica, provenía del cantón Cohana, en La Paz, un pueblo que vive de la producción de leche y queso y de la pesca de carachi… Es una población que escasamente ha tenido experiencia en el trabajo formal o de sindicalización, de todas maneras la sindicalización en Argentina no es garantía de nada. Se ve en el caso del taller de Luis Viale que algunos trabajadores no sabían ni leer ni contar, y en muchos casos no hablaban español, solo aymara, eso introduce una complejidad mayor porque uno de los talleristas (encargados) también provenía de este mismo pueblo. Hay una serie de relaciones de parentesco, de paisanaje y de identificación étnica; no está demás concebir lo cultural, el tema es que lo cultural no se esencialice y no se conciba como inmutable en el tiempo, sino que se lo observe también como relación política, es una distinción analítica.

La subjetividad es sumamente importante, esta concepción del trabajador esclavo ha sido muy rechazada por las organizaciones de la colectividad boliviana. Estas organizaciones de la colectividad boliviana también han sido rechazadas o cuestionadas por otros trabajadores del sector porque muchas veces presentan a la colectividad boliviana como un todo homogéneo, cuando en realidad están diferenciados entre dueños o patrones y los trabajadores. En definitiva lo que siempre queda invisibilizado es este último sector, el empresariado, es el actor más importante, el que en Argentina recibe sanciones penales por este tipo de trabajo, sin embargo no ha ido ningún empresario hasta ahora a ningún juicio.

¿Se está formando otra identidad respecto del trabajo, del asalariamiento, de la producción, en estos trabajadores de talleres?

Existen algunos casos como la formación de esta cooperativa (un caso)... Se trata de pensar en relaciones de horizontalidad y no de encargados y costureros. Sin embargo son experiencias que cuestan muchísimo sobre todo en este contexto particular que vive Argentina, donde el sector industrial está viviendo una recaída con el cierre de empresas, el crecimiento de las importaciones en detrimento de la producción local. Eso introduce nuevos obstáculos para pensar en formas de resistir a estas formas de producción porque suelen ser momentos críticos en los que la posibilidad de maniobras es más amenazada por la posibilidad de perder el empleo... No me quería olvidar que el 2016, después de 10 años, se llevó a juicio oral y público a los dos encargados del taller Luis Viale, que fueron condenados a 13 años por reducción a la servidumbre. Lo más interesante de este juicio fue que dentro de la sentencia se incluye enviar nuevamente la instrucción para la investigación de los responsables empresariales, esto es algo emblemático para quienes estudian la cadena de producción.

¿Para hablar de la reducción a la servidumbre se ha considerado la presencia de trabajo no libre, el endeudamiento? 

Eso es lo que intento trabajar. En Argentina la reducción a la servidumbre o el trabajo esclavo constituye parte del artículo 140 del Código Penal, el problema es que es un tipo penal abierto, significa que no hay indicadores precisos para identificar cuándo el delito está presente o no... La sentencia en el juicio del año pasado fue interesante, si bien muy contradictoria, porque termina utilizando como indicadores de reducción a la servidumbre elementos tales como hacinamiento, condiciones de vivienda, condiciones de higiene, salario a destajo, cantidad de horas, y no necesariamente la retención de documentos o el cercenamiento de la libertad ambulatoria. Entonces era muy complejo para los fiscales y el juez demostrar la existencia de esa figura penal, y se utilizan elementos con mucha arbitrariedad que tienen que ver con la dignidad, consenso viciado, si festejan o no, elementos difíciles de probar a la hora de llevar a un juicio.

Foto: Simbiosis cultural/Facebook

© Los artículos difundidos por el Periódico Digital PIEB
pueden ser reproducidos total o parcialmente, citando la fuente.




 
EN PORTADA
Convocatorias  •  Convocan a ponencias sobre “La reinvención de tierras bajas americanas”
Medio Ambiente  •  Unas 123 especies de agua dulce están amenazadas en los Andes Tropicales
Tierra y Territorio  •  La acción humana ha intervenido y modificado cerca del 50 % del territorio
Agro  •  Sistematizan los aportes de “Repensando el modelo agrario boliviano”
Agro  •  Senamhi: Se reducen las horas de frío y esto puede afectar a la producción de frutales
Salud •  La salud pública tiene carencias para detectar riesgo de discapacidad en infantes
Desarrollo •  Bolivia se coloca atrás en la nómina de naciones innovadoras
Agropecuaria •  El maní, se gana más en el comercio que en la producción
Generacionales •  Más de 970 mil niños y niñas están en riesgo de perder el cuidado familiar y parental
Publicaciones •  El PIEB pone en línea estados del arte que sintetizan la investigación en cada departamento
Población •  Cerca de 1,9 millones de personas, la mayoría niños y niñas, viven en la indigencia


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235