DESTACAMOS >>> 
  • Esta semana en la Biblioteca del PIEB, descargue investigaciones realizadas en Oruro sobre impactos de la minería y el petróleo en el medio ambiente
  • Esta semana en la Biblioteca del PIEB, descargue investigaciones realizadas en Oruro sobre impactos de la minería y el petróleo en el medio ambiente
 
MÁS NOTICIAS
Género 
Construyen una base de
datos sobre violencia medioambiental contra las mujeres
Periódico Digital PIEB • 09-11-2016 Una Base de Datos de la Violencia Medioambiental contra las Mujeres ha identificado desde la privación de agua para la sobrevivencia hasta el temor de sufrir agresiones sexuales como los rasgos que impactan directamente a las responsables del cuidado del hogar y de la comunidad, las mujeres, frente a actividades extractivas que se desarrollan en sus territorios.

Se trata de la Base de Datos de la Violencia Medioambiental contra las Mujeres creada por la Red Nacional de Mujeres en Defensa de la Madre Tierra y el Colectivo Casa, donde se documenta cada conflicto junto con testimonios de las mujeres que resisten a los impactos de actividades extractivas. La información comenzó a ser recogida principalmente con casos vinculados a la minería en el altiplano centro del país.

En cada caso se levantan datos del tipo de afectación en la salud de las mujeres, principales temores respecto de los impactos de la actividad minera, principales impactos provocados por la minería, el sentimiento de vulnerabilidad ante algún tipo de violencia sexual, preocupaciones respecto de las fuentes de agua, incremento del trabajo de las mujeres a consecuencia del impacto ambiental, desplazamiento migracional, derechos vulnerados por el impacto minero y mujeres en situación de violencia ambiental.

En esta entrevista con el Periódico Digital del PIEB responden a tres manos Ángela Cuenca, Carmen Aliaga y Ajax Sanhueza, miembros del Colectivo CASA y de la Red Nacional de Mujeres en Defensa de la Madre Tierra.

En el país estamos empezando a ser conscientes de la violencia hacia las mujeres, en ese contexto, ¿cuál es la especificidad de la violencia medioambiental contra las mujeres?
La violencia medioambiental surge como una problemática identificada por la organización de mujeres con la que trabajamos (Red Nacional de Mujeres en Defensa de la Madre Tierra). Los principales argumentos que nos permiten sustentar la especificidad de la violencia medioambiental contra las mujeres es identificar, en primer lugar, que los impactos de las actividades extractivas generan daños diferenciados sobre las condiciones de vida de las mujeres; esto a razón de los roles de género que existen en las comunidades afectadas, ya que son ellas precisamente las responsables del cuidado del hogar y de la comunidad. Los impactos en el agua, los suelos, el territorio y la generación de otros tipos de violencia impiden el cumplimiento de los derechos de las mujeres.

En segundo lugar, empleamos la definición de diferentes formas de violencia que contempla la Ley 348, para argumentar que el daño ambiental provocado por la minería y otras actividades extractivas en territorios comunitarios trae como consecuencia la vulneración al derecho a la salud de las mujeres (una problemática además poco estudiada en nuestro país); genera también violencia económica y patrimonial puesto que en las comunidades el trabajo agropecuario es su única fuente de sustento en especial de las mujeres; e igualmente preocupante, hemos podido identificar casos en los que la presencia de operaciones mineras ha generado inseguridad para las mujeres incluso exponiéndolas a situaciones de violencia sexual.

Uno de los temas más graves es el despojo de agua, ya sea por la sobreexplotación de este recurso o la contaminación del mismo, que provocaun daño irreparable a las condiciones de vida de las mujeres, puesto que sin agua no se puede realizar las actividades en el hogar, afecta su derecho al trabajo, sin agua es imposible la producción agrícola y menos la actividad ganadera. Esta situación de despojo afecta a su economía, sin agua la salud va empeorando, tanto de la mujer como de su familia, incrementando la preocupación por la salud de sus hijos y por el futuro. La necesidad de aprovisionamiento de agua, las estrategias que las mujeres realizan para cumplir con esta tarea y la sobrecarga de trabajo que esto implica está negando el derecho fundamentalísimo al agua, al territorio, al trabajo, a la economía y, claro está, a la vida.

¿Cuál es la metodología empleada para armar la base de datos? ¿Inicialmente se han propuesto concentrarse en algunos puntos geográficos?
Para esta primera fase de llenado de la base de datos se ha empleado una metodología de tipo cualitativa, la información que se refleja está basada en testimonios (tanto individuales como colectivos), historias de vida, reconstrucción discursiva de los territorios, visitas guiadas a los territorios afectados, etc. El objetivo es mostrar los resultados de una investigación de campo donde la información protagónica es la que las mujeres afectadas consideran como significativa y prioritaria.

En Bolivia las actividades mineras se encuentran distribuidas en la zona occidental, las tierras altas, involucrando las ciudades de La Paz, Oruro y Potosí, en las cuales estamos presentes. La Red Nacional de Mujeres en Defensa de la Madre Tierra es una articulación de mujeres que aglutina a lideresas de 10 comunidades que en la actualidad están viviendo injusticia ambiental; cinco casos significativos han sido seleccionados para iniciar la base de datos. Se han elegido como referencia estos cinco puntos geográficos por un tema estratégico, ya que cada uno tiene características importantes de la violencia medioambiental que queremos reflejar. Por ejemplo, en el caso de El Choro, existe una situación de despojo casi total de las fuentes de agua, que implica que la violencia medioambiental contra las mujeres tenga características específicas; en el caso de Corocoro la violencia medioambiental tiene como causa principal una ocupación territorial considerable por parte de los operadores mineros, que igualmente vulnera en mayor medida los derechos patrimoniales de las mujeres. En el caso de Poopó la afectación de suelos y áreas productivas incrementa la vulneración de los derechos económicos de las mujeres y así, caso por caso, se van visualizando especificidades de este tipo de violencia de género.

Como se ha aclarado, esta es una primera fase, a corto plazo tenemos el propósito de que esta base de datos sea llenada con los otros casos que tenemos documentados. A mediano plazo deseamos contar con datos más de tipo estadístico que nos permita mostrar la dimensión y el porcentaje de población femenina afectada por esta problemática. También a mediano plazo esperamos que esta base de datos se convierta en una herramienta práctica en la que sean las organizaciones de mujeres y las mismas comunidades las que alimenten la base de datos y empleen esa información en sus plataformas de demandas, en este sentido deseamos ampliar a otros sectores de mujeres que sufren esta misma problemática, pero ocasionada por otro tipo de actividades extractivas que no necesariamente sea la minería.

¿Cuál es el objetivo (si tienen distintos plazos) de la construcción de esta Base de Datos?
Para iniciar con la construcción de la base de datos usamos un cuestionario, adecuado a las comunidades, que nos permite en principio especificar de forma general los problemas que ocasiona las actividades extractivas, para que en un segundo paso especifiquemos cada una de las características de la violencia medioambiental contra la mujer, para desde ahí diseñar una plataforma de propuestas para erradicarla.

El cuestionario inicial ha sido transformado en una guía práctica para la identificación de la violencia medioambiental contra las mujeres. Tenemos el objetivo de que esta guía llegue a la mayor cantidad de mujeres, ya que también tiene una función formativa para el reconocimiento de sus derechos. Tenemos planificado contar con un panorama nacional sustentado con datos sobre la problemática que permita posicionar el tema, lograr un reconocimiento formal de este tipo de violencia de género incidir de este modo en la generación de políticas públicas ambientales y, por su puesto, soñamos con que esta iniciativa salida de las manos y voces de mujeres diversas vayan construyendo mecanismos de erradicación de la violencia medioambiental contra las mujeres.

© Los artículos difundidos por el Periódico Digital PIEB
pueden ser reproducidos total o parcialmente, citando la fuente.




 
EN PORTADA
Arqueología  •  Un diagnóstico y propuesta para recuperar el Museo Eduardo López
Sociedad  •  Actores sociales impulsan la renovación de la participación y control social en municipios
Género  •  Mujeres y cárcel: el sistema no toma en cuenta el impacto diferenciado del encierro
Educación  •  Cómo resumen textos los estudiantes de secundaria
Publicaciones  •  Biblioteca: T´inkazos expone las relaciones de poder y Oruro es visto desde los problemas ambientales
 •  Mecanismo Liderando desde el Sur abre convocatoria para grupos de mujeres
Publicación •  El número 40 de T’inkazos, en edición especial antológica 2011-2016
Medio Ambiente •  Humedales: acceder al Fondo Verde y gestión desde los municipios
Investigación •  Atlas: 76% de tierras bajas y Yungas está en buen estado de conservación
Publicaciones •  “Cuando las cifras hablan”, ¿qué dicen?
Publicaciones •  Mounier: Una crítica desde la economía política al desarrollo y crecimiento
Agropecuaria •  Bolivia: El 1% de las grandes propiedades concentra el 65% de la tierra


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235