DESTACAMOS >>> 
  • Espere este viernes 28 de abril, en número 17 de T´inkazos (Noviembre, 2004) dedicado a las Autonomías y la Asamblea Constituyente
  • El PD-PIEB ofrece en su sección de Dossier un compendio de artículos que hacen referencia investigaciones sobre la interrupción voluntaria del embarazo
  • Espere este viernes 28 de abril, en número 17 de T´inkazos (Noviembre, 2004) dedicado a las Autonomías y la Asamblea Constituyente
  • El PD-PIEB ofrece en su sección de Dossier un compendio de artículos que hacen referencia investigaciones sobre la interrupción voluntaria del embarazo
 
DOSSIER
TEMA: Carnaval 2015

¿Qué se esconde dentro de la canasta de las comadres?
12-02-2015Carnaval Tarija Periódico Digital PIEB
Por Alba van der Valk*

Este es un tiempo alegre y de abundancia tanto en el campo como en la ciudad, es época de fiesta, suena la caja como las ojotas en el patio de tierra, cuando el erque moja los días con su sonido de lluvia y de risas. Hace calor y llueve, en muchas partes es época de cosecha, así que se tiene “la panza llena y el corazón contento”. En el campo los animales ya no están flacos, el choclo está maduro, y en el valle la fruta no solo se vende, sino que se invita o se toma al paso, sin permiso. En la ciudad aún no se terminaron de quemar los petardos que comenzaron a sonar en las fiestas de fin de año.

Este es buen momento para ser generosos, sobre todo con la gente a la que nos une un especial cariño. Las canastas de compadres y comadres son una expresión de ello; coloridas, con dulces tortas sabor a anís, repletas de regalos y sorpresas (caramelos, frutas de la estación, queso, etc.), oliendo a albahaca, adornadas con las flores más bonitas (comadres y rosas pascuas), así se entregan en medio de la bulla, las risas y las bromas siempre pícaras a las que hacen referencia los pepinos, choclitos y zapallos que se ocultan bajo las servilletas de colores que envuelven la torta, en alusión a los órganos sexuales y como parte de lo que no debe faltar para una vida feliz.

La tradición popular institucionaliza los lazos de amistad mediante el compadrazgo, y una forma de hacerlo es entregando el cariño en una canasta. Esta ritualización que tiene por función la cohesión social, está creciendo de manera importante estos últimos años, contagiándose a otros rincones del país, y en el proceso como ocurre con otros fenómenos sociales, se va transformando (banalizando dirían muchos), cambiando de sentido (diría yo). En estas fiestas muchos/as reparten canastas a la ligera, aprovechando el momento para disfrazarse de chapacos y tomarse unas cervezas con sabor a identidad local. De este modo, sellar amistades profundas, crear compromisos y alianzas está pasando en muchos casos a segundo plano, ahora quizá una de las funciones más importantes sea preparar a la gente para el carnaval, juntar a los amigos para vivir el desenfreno de la fiesta, pero sobre todo, crear alianzas de género en una experiencia colectiva de fiesta y de transgresión.

El carnaval en esencia es justamente una experiencia de desobediencia a la norma social cotidiana, transgresión de las pautas de conducta generalmente aceptadas, un escape a lo rutinario de la vida que se impone ordenado y “productivo”.

Dar rienda suelta al disfrute (en un tiempo determinado) es una estrategia para mantener el orden y las reglas vigentes:
La fiesta popular relativiza el poder existente y la verdad oficial, se sitúa por fuera de la estructura dominante; no se atiene a sus normas, antes bien, las altera e invierte; recorre el camino del exceso y lo irracional. Al menos durante un lapso de tiempo –un tiempo, eso sí, establecido, institucionalizado, oficializado, el desenfreno y el delirio asestan un golpe mortal a las reglas y al sistema de apreciación de este mundo oficial (1).

Así en Tarija al comenzar el carnaval se festeja los jueves de compadres y comadres que son momentos para juntarse entre hombres o entre mujeres, en medio del disfrute y los excesos, momentos en los que está permitido transgredir la norma. Así se podría explicar la importancia de la fiesta de las comadres en relación a la de los compadres, ya que en una sociedad patriarcal como la nuestra, el control ejercido sobre el cuerpo, la vida y conductas de las mujeres es mucho mayor al que se ejerce sobre los hombres, entonces es también mayor la necesidad de enfrentar ese poder.

En la fiesta de comadres se crean alianzas de género, una sororidad intensamente vivida en medio del frenesí de la fiesta, en la que temporalmente se desdibujan algunas de las fronteras sociales (de clase y generacionales por ejemplo). Las mujeres festejamos, bailamos, bebemos y nos permitimos libertades que no podremos disfrutar de manera colectiva hasta el próximo año, perpetuando sin darnos cuenta el mismo orden que domina nuestra vida cotidiana.
En esta fiesta se esconde entonces, más que simplemente mensajes picarescos dentro de las canastas. La euforia de las comadres, que hace tan exitosa la fiesta, expresa una pulsión de contravención a la norma, de liberación temporal del estricto control al se somete la conducta de las mujeres.

La fiesta de las comadres es una experiencia intensamente vivida, y en los últimos años es la que más identifica al carnaval chapaco, un carnaval que -a diferencia de otros carnavales- aún se vive activamente y en primera persona, no como espectadores. Por eso el carnaval en Tarija es una fiesta importante, el derroche de consumos que se hace una vez que se “suelta al diablo” y que termina el domingo de tentación, cuando se lo “entierra”, es una vivencia simbólica y de sentido mítico, la muerte necesaria para comenzar la nueva vida, una vida en la que las normas sociales limitan el disfrute diario de los placeres y lo restringen hasta el próximo carnaval.


* La autora es socióloga e investigadora, miebro de InvestigaSur-Tarija, radicada en Tarija.

(1) Gabriel Darío Cocimano, “El sentido mítico y la metamorfosis de lo cotidiano en el carnaval”. En: Gazeta de Antropología, 2001, 17, artículo 28. http://hdl.handle.net/10481/7488

 
 
EN PORTADA
Salud  •  Cuando una atención eficaz de la salud pública está cruzando la frontera
Medio Ambiente  •  La ecología integral como herramienta para analizar la crisis ambiental
Investigación  •  El trabajo no pagado será objeto de análisis en Congreso “Trabajo y Trabajadores”
Publicaciones  •  Biblioteca virtual PIEB se acerca a las 16 mil descargas
Centros documentales  •  Fundación PIEB refuerza bibliotecas de Escuela de Maestros y de Kurmi Wasi
Generacionales •  Los niños de una comunidad ayorea tienen una temprana inserción en el trabajo infantil
Historia •  Trabajo y trabajadores es el tema de un congreso internacional en La Paz
Centros documentales •  Documentos de archivos bolivianos reconocidos como Memoria del Mundo
Publicaciones •  Se publica "El Chaco en imágenes" con croquis de las expediciones de 1887
Centros documentales •  Catálogo en línea de cinco centros de documentación especializado en arte
Convocatorias •  Imaginarios y representaciones: invitan a ponencias para congreso


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235