DESTACAMOS >>> 
  • La próxima semana, la Biblioteca virtual subirá los Estados del Arte de La Paz que sirvieron para armar una agenda de investigación departamental
  • La próxima semana, la Biblioteca virtual subirá los Estados del Arte de La Paz que sirvieron para armar una agenda de investigación departamental
 
DOSSIER
TEMA: Mercado laboral, mercado informal: Nuevas miradas al tema en el Día del Trabajo

¿Hacia dónde se orienta la investigación sobre la problemática laboral?
30-04-2008

Francisco Rodríguez*

A partir del año 2000 se han dando diversas nuevas formas de trabajo, donde se constata que se ha agudizado la precariedad del mismo y, en general, las reales opciones de empleo digno.

“Sabemos que el 66 por ciento de la fuerza de trabajo desarrolla su actividad como trabajador en cuenta propia o en el marco de pequeños talleres que emplean a un número reducido de trabajadores asalariados”, afirma Silvia Escóbar de Pabón, socióloga e investigadora del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla).

Escóbar reconoce que a pesar de que la realidad se muestra de esta manera, desde el año 1992 no ha existido un acercamiento profundo a la problemática de la informalidad laboral desde la investigación; y si existieron, fueron parciales.

De hecho, desde 1992 no se ha realizado un nuevo Censo Nacional de Establecimientos Económicos. Toda la información disponible viene del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) “y son datos que no permiten discriminar adecuadamente a los trabajadores en el sector formal e informal. Entonces estamos ante un vacío notable de información actualizada para ver cuáles han sido los principales cambios en la estructura del sector informal, en la proporción que representa el trabajo organizado bajo formas familiares versus lo que es el trabajo organizado de la manera semi empresarial, es decir talleristas con trabajadores asalariados… No se conoce cómo ha cambiado esa estructura”.

“Hay también, en el medio, procesos muy importantes de terciarización del trabajo que seguramente se van a expresar en un aumento de las unidades económicas semi empresariales, pero que aparecen formalmente como independientes, pero que responden a una forma de trabajo ‘por encargo’ para grandes empresas. Entonces todos estos fenómenos que han ido ocurriendo los últimos años son muy difíciles de analizar por este vacío en la información”, dice la investigadora.

Visión cuantitativa y cualitativa
Entre las dificultades para iniciar y abarcar las investigaciones se hace necesario encontrar nuevas y diversas fuentes de información a partir del INE, cuya cobertura está altamente centralizada en lo que se denomina el eje central constituido por La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, según Escóbar, aunque en los últimos años existe la tendencia de acercarse a las ciudades capitales de los otros departamentos.

Ella también recomienda el acercamiento a la información a nivel de los municipios de los que ahora hay básicamente datos estrictamente demográficos o en proyecciones a partir del Censo del año 2001. “Pero no se aborda la perspectiva del empleo ni tampoco del aparato productivo; es decir, ¿cómo se están conformando o desarrollando las unidades económicas en las distintas regiones del país?”.

Una vez obtenida esa información cuantitativa, Escóbar afirma que se hace necesaria su complementación con aproximaciones de carácter cualitativo. “Creo que también el desafío está en vincular esa información cuantitativa, con otras aproximaciones de tipo cualitativo para comprender mejor esas cifras frías que entrega la estadística, en términos de tratar de explicarnos las causas, por qué se desarrollan de determinada manera los proceso de trabajo y su relación con las condiciones laborales que rigen en el país”, afirma.

Será a partir de analizar más detenidamente los procesos de trabajo en distintos sectores de la actividad económica, pero sobre todo en las actividades que tienen más efecto multiplicador en el empleo; en las actividades intensivas en el uso de mano de obra, como por ejemplo la agricultura, la manufactura, la minería –como un sector de alta explotación de fuerza de trabajo, incluyendo la fuerza de trabajo infantil y adolescente–, “que podríamos ir aproximándonos a comprender los cambios, las transformaciones que se han dado en el mundo de trabajo y a partir de eso identificar un conjunto de elementos que podrían servir de base a la definición de políticas que fortalezcan la capacidad productiva del país y, por esa vía, la posibilidad de generar empleo de calidad”.

Entre las otras posibles fuentes también se debería tomar en cuenta a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), encargadas de la reforma de protección social en el país, donde se podría encontrar varios elementos para entender el por qué existe un grado tan alto de desprotección de la fuerza de trabajo.

*Francisco Rodríguez es colaborador del SI-PIEB.



 
 
EN PORTADA
Salud  •  La salud pública tiene carencias para detectar riesgo de discapacidad en infantes
Medio Ambiente  •  Unas 123 especies de agua dulce están amenazadas en los Andes Tropicales
Publicaciones  •  El PIEB pone en línea estados del arte que sintetizan la investigación en cada departamento
Convocatorias  •  Convocan a ponencias sobre “La reinvención de tierras bajas americanas”
Tierra y Territorio  •  La acción humana ha intervenido y modificado cerca del 50 % del territorio
Desarrollo •  Bolivia se coloca atrás en la nómina de naciones innovadoras
Agropecuaria •  El maní, se gana más en el comercio que en la producción
Generacionales •  Más de 970 mil niños y niñas están en riesgo de perder el cuidado familiar y parental
Población •  Cerca de 1,9 millones de personas, la mayoría niños y niñas, viven en la indigencia
Instituciones •  El sistema de justicia resuelve menos procesos que antes de la reforma judicial


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235