DESTACAMOS >>> 
  • Espere este viernes 28 de abril, en número 17 de T´inkazos (Noviembre, 2004) dedicado a las Autonomías y la Asamblea Constituyente
  • El PD-PIEB ofrece en su sección de Dossier un compendio de artículos que hacen referencia investigaciones sobre la interrupción voluntaria del embarazo
  • Espere este viernes 28 de abril, en número 17 de T´inkazos (Noviembre, 2004) dedicado a las Autonomías y la Asamblea Constituyente
  • El PD-PIEB ofrece en su sección de Dossier un compendio de artículos que hacen referencia investigaciones sobre la interrupción voluntaria del embarazo
 
DOSSIER
TEMA: La educación en Bolivia, hoy

La educación que se espera
31-03-2008

Mario Yapu*

Nadie duda que la educación es un camino por donde pasamos prácticamente todos los bolivianos y los no bolivianos, hombres y mujeres, niños y jóvenes. También estamos seguros de que todos nos relacionamos de manera diferente con ella. Por eso se dice que la educación es para todos pero no se presenta de la misma manera. Simplificando, podemos decir que para unos es un rito y un proceso paralelo a la vida familiar que sirve, en ciertos casos, en gran medida a legitimar las posiciones donde ellos ya se encuentran, donde la diferencia se refleja en la exigencia de la calidad: la calidad hace la diferencia. Para otros, en cambio, la educación es algo más que legitimación o legalización mediante credenciales educativas. Estoy hablando de sectores sociales populares e indígenas que representan una población muy importante en el país.

La reflexión que sigue a continuación responde a este último punto de vista que conlleva expectativas múltiples y, no pocas veces, contradictorias, sobre la educación. Para muchos de este sector, la educación es todo y se lo juegan todo por el todo. Por eso la importancia de la educación: una esperanza en espera, como vivimos hoy.

Para reflexionar sobre esta idea traigo como pretexto las políticas educativas de los últimos años que como políticas han abordado diferentes dimensiones de la formación de los niños como son los saberes y conocimientos teóricos, los conocimientos técnicos y tecnológicos y los saberes sociales; han buscado abordar también distintos niveles educativos, desde el inicial hasta la educación superior; finalmente, de acuerdo a los momentos las políticas se han desplegado de manera muy particular.

Aquí me centraré en la identificación de los momentos. Por una parte, la política de la reforma educativa que va de 1994 a 2004, es un periodo que asienta sus antecedentes en los años 1983-84. Ahí nace el discurso multifacético de la reforma educativa que incluye la reivindicación étnico cultural para la política pública educativa, como la educación bilingüe y educación intercultural. Desde los años 90, por influencia, al parecer, del encuentro de Jomtien en Tailandia, se hizo visible la pedagógica centrada en el niño y sus aprendizajes, las necesidades básicas de aprendizaje; paralelamente, cuando entra con fuerza el discurso del desarrollo humano sostenible, la educación, nos referimos al área de educación como área de política pública se vuelve algo “complejo”; es cuando se enfatiza en el desarrollo humano respecto a la categoría de educación, lo cual se evidencia en la determinación de la cartera del estado: el Ministerio de Desarrollo Humano. Con este enfoque, la reforma educativa impulsó la integración de áreas de conocimiento y de disciplinas, cuestionó las especialidades, etc.

Desde 1997, los énfasis tienen otros matices, aunque continúa el programa hasta el año 2002. Aquí la categoría de educación y escuela reaparece, es así que se repone el Ministerio de Educación. La faceta visible es la gestión y planificación: el componente institucional. La redistritación escolar iniciada en 1995-96 concluyó y los programas escolares (planes de estudio) igualmente; al menos en su primer diseño. La tarea era entonces ingresar a una política de implementación más efectiva, con recursos humanos técnico-pedagógicos (asesores pedagógicos), de gestión institucional (los técnicos de proyectos) y planificación de las unidades educativas (la elaboración de proyectos educativos de núcleo y los proyectos educativos de red) que pretendían articular aspectos pedagógicos y de planificación. Esto sería el segundo impulso que va hasta el año 2002.

De 2003 a 2005 es un periodo de indefinición por la inestabilidad de los diferentes gobiernos. Tiene algunos puntos que van desgranando el proyecto de la reforma como la creación de la dirección de la educación intercultural bilingüe o la suspensión de los asesores pedagógicos; por otro lado, comenzó la preparación de la siguiente fase de la reforma educativa que nunca llegó: se trataba de preparar el congreso educativo nacional, que tampoco llegó a realizarse.

Con el gobierno del presidente Morales, desde 2006, la educación abrió otro debate y perspectiva: se plantea una educación descolonizante y que promueva la equidad radical. Esta política que aún no la es, tiene muchos desafíos por delante: el aprobar la ley educativa “Avelino Siñani”, volver a rediseñar los planes de estudio, elaborar nuevos materiales, innovar la gestión escolar, etc. Dado que en esta última fase no existe aún una política demarcada jurídicamente, sólo se puede lanzar algunas interrogantes que tal vez pueden ser ingredientes para la construcción de la esperanza.

En lo curricular, habrá que ver cuál es el enfoque de los conocimientos y las áreas, cómo se está tratando el concepto de integración curricular (en el sentido de Bernstein), cuál es la visión del niño y el aprendizaje; cómo está distinguiendo los diferentes tipos de conocimientos teóricos, técnicos y sociales; cuál es la visión y función del docente en esta nueva propuesta. Otro tema muy importante es la lecto escritura (alfabetización) en lengua materna y segunda lengua, etc. Son tantos temas que no conocemos; lo cual conduce a una incertidumbre (incertidumbre que tampoco es malo en si mismo, pero su duración afecta en la construcción de la confianza).

En el aspecto institucional, no sabemos cuál sería una gestión social y comunitaria de la educación en una sociedad cada vez más urbanizada y que se organiza en diferentes escalas, donde los padres de familia son profesionales de más en más y como tal no pueden responder (aunque lo desearan) a una lógica comunitaria y de participación total, por decir de alguna forma. ¿Cuál sería la relación entre la escuela y su entorno? Se ha criticado con frecuencia que la escuela no responde a las necesidades de la comunidad, pero no se dice que ésta, en realidad, es muy diversa y conflictiva. Y en el fondo, yo diría, que este tema es más heurístico; con fines de movilizar el estancamiento de la educación; porque teóricamente el ideal de integrar escuela y entorno no deja de ser muy compleja. ¿Qué sería una escuela y educación “integrada” a la sociedad? ¿Sería en parte una escuela desescolarizada, como esperaba Illich?

En suma, requiere tener mucha información y análisis sobre los alcances del proyecto educativo actual. Las descripciones hechas ilustran lo prosaico que es la conducción de las políticas educativas. Por ello es a veces mejor volver a las expectativas y esperanzas de la población, sobre todo de la población para la cual, ir a la escuela significa mucho: un devenir otro; no sólo porque él o ella imagina ser otra persona mediante la educación sino porque sus padres apuestan por él o ella. Para ellos, la educación y la formación profesional es, por el mal o por el bien, una aventura cuyo fin no necesariamente es devenir el mismo, es más, es claramente ser otro. De ahí que para muchos la educación conduce a situaciones de desarraigo y exclusión muy conflictivos a la conclusión de la formación cuando las expectativas construidas no se cumplen.

Con esto quiero que decir la educación y las políticas educativas (en el sentido que Max Weber decía que política tiene que ver con la “gestión de almas”), tienen grandes responsabilidades con las personas, con el trabajo sobre el conocimiento que está muy estrechamente vinculado a la formación de las personas (el yo) y sus capacidades y tecnologías hacia sí y hacia los otros. Recuerdo que un campesino relataba que él sabe que la escuela no enseña a su hijo los saberes de la (su) comunidad y ofrece otros conocimientos extraños, sabe además que el maestro no es de la comunidad (y es mejor), pero también sabe que ese conocimiento que su hijo ha de aprender (aunque sea con castigos) será el único acompañante de su ser, su cuerpo que piensa y siente, como actor social emigrante en este mundo globalizado. Los padres de familia de área rurales dicen que ellos han de morir como la tierra que cada vez se muere y sufre de las inclemencias del tiempo y del clima, mas el conocimiento que el joven o la joven ha de aprender será el único testigo de su destino; por eso, en parte, en un mundo abierto como el que vivimos, la educación y sus políticas deben garantizar que las esperanzas y las utopías resulten ser las menos dañadas al final del camino. Por lo mismo, la política educativa es a la vez muy importante y delicada en su desarrollo, pues afecta al destino de los futuros ciudadanos y de la propia sociedad.

*Mari Yapu es doctor en Antropología y Sociología, investigador especialista en Educación.



 
 
EN PORTADA
Salud  •  Cuando una atención eficaz de la salud pública está cruzando la frontera
Medio Ambiente  •  La ecología integral como herramienta para analizar la crisis ambiental
Investigación  •  El trabajo no pagado será objeto de análisis en Congreso “Trabajo y Trabajadores”
Publicaciones  •  Biblioteca virtual PIEB se acerca a las 16 mil descargas
Centros documentales  •  Fundación PIEB refuerza bibliotecas de Escuela de Maestros y de Kurmi Wasi
Generacionales •  Los niños de una comunidad ayorea tienen una temprana inserción en el trabajo infantil
Historia •  Trabajo y trabajadores es el tema de un congreso internacional en La Paz
Centros documentales •  Documentos de archivos bolivianos reconocidos como Memoria del Mundo
Publicaciones •  Se publica "El Chaco en imágenes" con croquis de las expediciones de 1887
Centros documentales •  Catálogo en línea de cinco centros de documentación especializado en arte
Convocatorias •  Imaginarios y representaciones: invitan a ponencias para congreso


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235