DESTACAMOS >>> 
  • Investigaciones de la convocatoria "Factores económicos e institucionales y su incidencia en el escaso desarrollo nacional" en Biblioteca PIEB.
  • Investigaciones de la convocatoria "Factores económicos e institucionales y su incidencia en el escaso desarrollo nacional" en Biblioteca PIEB.
 
DOSSIER
TEMA: El aborto

El aborto es un “error remediable” en algunos pueblos aymaras, según estudio
25-07-2013

Aborto Mujer Periódico Digital PIEBEl aborto es una práctica común en todas las sociedades, y los pueblos indígenas del altiplano no son la excepción. Las mujeres aymaras, por ejemplo, se enfrentan a menos trabas morales respecto de la interrupción del embarazo, mientras que esos ausentes sentimientos de “culpa” aparecen más bien por tener “un fracaso o malparto” o carecer de fertilidad.

En la cultura aymara, el aborto provocado es “un error, pero remediable”. En la cultura citadina, el aborto provocado es “un dilema muy grande, como problema moral”, dicen las investigadoras Inekke Dibbits y Ximena Pabón, en su libro “Granizadas, bautizos y despachos. Aportes al debate sobre el aborto desde la provincia Ingavi”. Las investigadoras reunieron 78 entrevistas y trabajaron en 7 grupos focales sobre el tema, y en sus hallazogos ellas afirman que “las mujeres aymaras se enfrentan a menos trabas morales en el proceso de toma de decisiones respecto a un aborto que muchas mujeres citadinas, socializadas en los conceptos más occidentales de feminidad”.

La explicación puede estar vinculada a que las mujeres no asumen el rol de madre como “sagrado”, y aunque la figura católica de la virgen María está difundida entre la población, se la asocia no con la mujer/madre sino con la Pachamama. Sin embargo eso no significa que las mujeres estén libres de determinados roles y comportamientos deseados e impuestos por la sociedad, aquí es cuando aparecen las mujeres como las garantes de la continuidad de la vida y la fertilidad en la comunidad y la familia, por eso en el caso de las mujeres de provincia Ingavi “la culpa y la vergüenza aparecen cuando tienen un fracaso o malparto o, peor aún, cuando no son fértiles”.

Ximena Pabón dice que, en las poblaciones en las que investigaron, la interrupción del embarazo no deseado es considerado como “un mal necesario, especialmente cuando hay abandono del hombre, y si se trata de una relación sexual forzada (violación) o para ocultar el adulterio”; esta reacción sucede porque se teme repercusiones graves para la comunidad, como una granizada fuerte que afecte cultivos. Pero ni siquiera en este caso el aborto provocado o el aborto no intencional (fracaso en el parto) son el problema, sino el no haber bautizado al feto antes de enterrarlo, o no haber hecho el ritual del despacho o la wajta, que puede ser por un catequista o yatiri para restablecer el equilibrio en la naturaleza.

“El castigo no reside en la posible sanción moral que nosotros veríamos en occidente hacia la mujer, o que la mujer sea excomulgada o que vaya al infierno, para los aymaras el castigo (por el aborto) viene por el perjuicio que genera para la sobrevivencia de la comunidad, su alimentación del aquí y el ahora”, dice Pabón.

En criterio de la investigadora, perteneciente al Taller de Historia y Participación de la Mujer (Tahipamu), la discusión sobre el aborto y su penalización (o no) no es relevante porque en la práctica es percibido como un accidente o error que se puede enmendar siempre que se cumpla el pago para restablecer el equilibrio con la naturaleza.

“Alguna vez hemos escuchado decir que el aborto no existe en el área rural, que es algo que se da solo en las ciudades; sin embargo, en los hechos el aborto siempre ha existido en los pueblos indígenas”, dice la jefa de la Unidad de Despatriarcalización del Viceministerio de Descolonización, Elisa Vega, al prologar el libro y antes de relatar que en su propia comunidad había una planta abortiva (huachanqa), la cual debía ser recolectada y preparada de manera específica y ritualizada por una mujer mayor.

Pabón hace énfasis en que los motivos para decidirse por el aborto está el “honor” de la familia, por ejemplo una mujer embarazada y sin pareja, que sucede en el caso de muchas adolescentes, es objeto de una sanción moral bastante fuerte. “La honra de la familia se ve afectada –dice la investigadora-- porque se dice que los padres no han criado bien a sus hijas. Toda la comunidad habla mal de la familia, entonces incluso hay padres que llevan a sus hijas para que aborten porque no quieren que la honra de su familia quede mellada”. Esto se corresponde con las últimas noticias de adolescentes embarazadas expulsadas del colegio por ser “desprestigio” para la comunidad.

En ese contexto, la investigadora considera que el debate sobre la despenalización del aborto, que apenas se está instalando en el país, no debe pasar por considerar en qué momento comienza la vida un ser humano, para determinar a partir de allí si existe o no un asesinato, sino que se debe concentrar en las razones que llevan a las mujeres a abortar, que en el caso de las comunidades aymaras son muchas.

El estudio se realizó con base en 78 entrevistas y 7 grupos focales, en los que participaron adolescentes mujeres y hombres con y sin hijos, jóvenes de ambos sexos, adultos de la comunidad, autoridades locales y municipales, proveedores de salud del sistema oficial, personal educativo, responsables de farmacias y naturistas (entre ellos chifleras).

Referencias bibliográficas
Granizadas, bautizos y despachos. Aportes al debate sobre el aborto desde la provincia Ingavi. Dibbits, Ineke; Pabón, Ximena. Conexión Fondo de Emancipación. 2012.



 
 
EN PORTADA
Género  •  "La poética de las vertientes" dialogó con las teorías decoloniales hace diez años
Sociología  •  Grupo de estudio se pregunta si existe la sociología del trabajo en Bolivia
Instituciones  •  El análisis de las condiciones de vida en el tema urbano aporta a la planificación
Generacionales  •  Investigación explora en la sexualidad y comportamiento sexual en adolescentes
Comunicación  •  SembraMedia: Hay un ecosistema vibrante de nuevos medios digitales
Patrimonio •  Bolivia tiene 509 bienes culturales y naturales reconocidos como patrimonio
Género •  Mujeres intelectuales: distinta historia y devenir de académicas y no académicas
Sociedad •  Cárceles: la reinserción solo sucede por esfuerzo de los propios privados de libertad
Generacionales •  Más de 970 mil niños y niñas están en riesgo de perder el cuidado familiar y parental
Informe •  Un balance de los derechos indígenas muestra una brecha entre la norma y la realidad
Generacionales •  Yacuses: Cuando el desarrollo trae consigo trabajo infantil
Género •  Mujer encarcelada: sin trabajo estable, con solo primaria y menos del salario mínimo
Medio Ambiente •  Unas 123 especies de agua dulce están amenazadas en los Andes Tropicales


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235