DESTACAMOS >>> 
  • La siguiente semana, descargue estudios que dieron pie a proyectos de prefactibilidad para el desarrollo de Pando
  • La siguiente semana, descargue estudios que dieron pie a proyectos de prefactibilidad para el desarrollo de Pando
 
DOSSIER
TEMA: Dossier Literatura

Mary Molina: ‘La crítica y el poeta’ permite discutir la tradición
22-06-2016


Jorge Estevez
PD-PIEB


La investigación en Bolivia es un trabajo difícil, desde la organización de un equipo comprometido hasta el difícil acceso a las fuentes sobre el tema que se busca investigar. En una entrevista con el PD-PIEB, Mary Carmen Molina, parte del proyecto "La crítica y el poeta", analiza el aporte de esta iniciativa de la carrera de Literatura de la UMSA tanto a la "discusión de la tradición" desde la lectura y crítica especializadas, como a la formación de jóvenes investigadores.

"La crítica y el poeta" surgió el año 2010 de la mano de Mónica Velásquez, poeta, docente y crítica literaria. Actualmente junto a ella trabaja un equipo que centra sus esfuerzos en la investigación de la poesía nacional. El objetivo del proyecto es publicar volúmenes monográficos con aproximaciones críticas a poetas bolivianos.

El proyecto "La crítica y el poeta", en una primera parte, está dedicado a poetas canónicos como Jaime Sáenz, Oscar Cerruto, Blanca Wiethüchter, Edmundo Camargo, Ricardo Jaimes Freyre y Franz Tamayo. ¿Cuál tu experiencia como investigadora en torno a poetas canónicos?

Queríamos prestar atención, enfocarnos en esos nombres, esos poetas y esas obras que están en el mapa de la poesía boliviana como los más importantes. Evidentemente son obras que con distintas intensidades han recibido mucha crítica, mucha lectura y tienen gran influencia. Han marcado un camino, una huella. Especialmente en esos seis autores el trabajo ha tenido un componente de investigación muy importante. Se ha desarrollado una discusión académica investigativa más demandante para el grupo porque había mucho dicho ya. El reto no era tanto decir algo completamente diferente, sino dialogar con eso que ya estaba escrito, pensado y establecido. En ese sentido ha sido importante refrescar la mirada crítica sobre esos seis poetas.

En distintas intensidades y niveles todos estos poetas han recibido una valoración y una legitimación del medio, pero creo que valía la pena revisar esas propuestas. Revisarlas en un sentido amplio, no para contradecirlas ni para asentir, sino para establecer un diálogo desde dónde leer, con todo el contexto que significa leer esa poesía en el siglo XXI. Es también responder a un oficio que te espera desde un lugar académico como es la carrera de Literatura en la UMSA.

¿Cuál ha sido tu experiencia haciendo crítica e investigación en un equipo a diferencia de hacerlo sola?
Investigar en Bolivia es muy complicado, por distintos factores. Tenemos muchas limitaciones que tienen que ver con el acceso a la información, dificultades que tiene el archivo boliviano y las condiciones precarias de la academia en general. Muchas veces encuentras cosas demasiado tarde, te cuesta llegar a ciertas fuentes, etc. Trabajar en equipo significa que al no estar solo las dificultades - por ejemplo, esta básica, del acceso a la información- pueden ser solucionadas de mejor forma y más rápido.

En lo que respecta a la crítica, creo que es importante que el lector de literatura -y no solo el lector académico- se familiarice con la idea de crítica. Que se familiarice con la idea de que el oficio de leer y de escribir una lectura es también un oficio literario y no meramente opinativo. Creo que ese es el aporte más grande que tiene la carrera; forma lectores, forma críticos. Claro que aún falta mucho por hacer. Pero esa colección y otros proyectos de la carrera dan la pauta sobre lo que se puede hacer, que en este caso es discutir la tradición.

Mónica Velásquez se preguntaba ¿qué hace uno frente a su tradición? Esto también evoca la pregunta: ¿existe o puede existir un canon en la poesía nacional?
Existe, claro que existe. Creo que a veces los bolivianos nos podemos pensar muy diferente, por ser bolivianos, pero obviamente tiene que haber un canon y se tiene que discutir. Si alguien quiere hacer un contra-canon es en oposición a algo establecido. Ese canon es algo que está establecido desde por lo menos hace diez años.

Tú has participado en "La crítica y el poeta" desde su inicio. ¿Cómo evalúas la experiencia en estos seis años?
El proyecto fue pensado inicialmente como algo más pequeño, no teníamos ningún trato editorial ni nada por el estilo. Queríamos hacer este trabajo sin pensar en otros elementos. Tiene algo muy bueno: los equipos conformados por Mónica Velasquez han trabajado en la formación de escritura crítica, no necesariamente con el objetivo de publicar. Los nuevos grupos pretenden hacer oficio, hacer que haya más críticos. Ese es el objetivo.

Investigar diferentes zonas te da un modo de trabajar diferente. Ahora el equipo de "La crítica y el poeta" es un grupo más amplio. Las tareas que antes nos asignábamos entre cuatro personas, ahora las podemos repartir en un equipo de diez o doce investigadores. Todas las dificultades se pueden superar de forma más rápida.

¿Cuál crees que es la incidencia del proyecto, viendo que ya tienen seis años y varias publicaciones?
Yo creo que uno de los resultados más importantes es la formación. Este proyecto ha sido para todos sus integrantes, desde el primer grupo, un proyecto de formación. Es innegable que está bien hacer un aporte a la bibliografía crítica, especialmente desde un lugar institucional (la carrera de Literatura en la UMSA), pero yo creo que el fruto más importante, o más valorable, es la formación de todos los que somos parte del proyecto. Haciendo, trabajando, nos hemos formado como investigadores, como críticos. Esa es en realidad la finalidad de la carrera y de todo lo que se hace ahí, pero muchas veces no se tienen espacios de trabajo real. No existen muchos proyectos, y no es fácil levantar un proyecto de investigación. "La crítica y el poeta", con tantos años y una colección importante de publicaciones es valorable por ese aspecto, por la formación de las personas que están involucras.

 



 
 
EN PORTADA
Comunicación  •  SembraMedia: Hay un ecosistema vibrante de nuevos medios digitales
Investigación  •  V Congreso de plantas medicinales se reúne en torno a diez áreas temáticas
Género  •  La tasa de actividad de las mujeres es 27% menor a la de hombres
Recursos Naturales  •  La especie de coca que es base de la bebida gaseosa no está presente en Bolivia
Publicación  •  Biblioteca virtual: publicaciones sobre proyectos para el desarrollo de Pando
Generacionales •  Investigación explora en la sexualidad y comportamiento sexual en adolescentes
Género •  Mujeres intelectuales: distinta historia y devenir de académicas y no académicas
Sociedad •  Cárceles: la reinserción solo sucede por esfuerzo de los propios privados de libertad
Generacionales •  Más de 970 mil niños y niñas están en riesgo de perder el cuidado familiar y parental
Género •  Mujer encarcelada: sin trabajo estable, con solo primaria y menos del salario mínimo
Medio Ambiente •  Unas 123 especies de agua dulce están amenazadas en los Andes Tropicales


 
© Periódico Digital de Investigación sobre Bolivia
Nº de Depósito Legal 4-3-75-12
ISSN 2304-5221
Av. Arce 2799, esq. Calle Cordero, Ed. Fortaleza · Piso 6 · Oficina 601. Teléfonos: 2432582 - 2431866 · Fax 2435235