Anticoncepción: ¿una obligación?

La anticoncepción quirúrgica voluntaria (AQV) es un servicio del programa de planificación familiar para mujeres y hombres sin límites de edad, aunque con ciertos criterios, la principal es que la paciente tenga muchos hijos (multiparidad) o decida no tener más hijos (paridad satisfecha).

Sala de espera de consulta externa en el Hospital Holandés, en El Alto

Pero no es el único servicio de anticoncepción. Las mujeres en edad fértil son el objetivo del programa de planificación familiar, subsidiado por presupuestos municipales, que incluye las prestaciones de píldora anticonceptiva oral de emergencia, el condón (femenino y masculino), control de DIU, inserción de DIU, inyectable trimestral (depoprovera), método del ritmo o de días fijos, píldora anticonceptiva, salpingoclasia con anestesia local (esterilización) y orientación en anticoncepción.

Los criterios de elegibilidad de la OMS para AQV no definen edades. Lo único que advierten es que el 20% de las mujeres esterilizadas a "edad temprana" se arrepiente posteriormente. La recomendación es proceder con precauciones adicionales en caso de "juventud" de la mujer.

En Bolivia, el "Cuadro de Procedimientos 8" entiende a la mujer en edad fértil como "menor de 15 años o mayor de 35 años de edad", a ellas se orienta el paquete de métodos de anticoncepción a libre elección.

Los funcionarios de hospitales públicos y privados explican sin variaciones que la AQV sucede como dicen los protocolos, previo consentimiento informado, en una decisión libre y voluntaria de la paciente, aunque admiten que ellas toman la decisión en pareja y/o con sus padres.

El protocolo para AQV, sin embargo, establece con claridad que "nadie puede tomar la decisión por ella", ni su pareja, ni su familia, ni la comunidad, ni el médico.

Pero invariablemente el sistema de salud orienta a las mujeres hacia un método anticonceptivo, temporal o definitivo. El director del Hospital Corea, David Velásquez, explica, por ejemplo, "tenemos un gran índice de abortos espontáneos, más en jóvenes que en adolescentes, todas (ellas) son derivadas para inicio de consejería. La norma indica que debemos ofrecerles un método de anticoncepción".

La ginecóloga Ana María Apaza, en el Hospital de Segundo Nivel de Viacha, dice que, en el postparto, "a los 45 días la mujer vuelve a su estado normal y tiene que tomar un método de planificación familiar a elección".

Fernando Álvarez, del CIES La Paz, recuerda que las personas son legalmente mayores de edad desde los 18 años y pueden acceder a una AQV, previa información sobre otras opciones de anticoncepción, la firma de consentimiento informado y sabiendo que es un método quirúrgico, "entre comillas, definitivo" porque actualmente existe "el procedimiento de recanalización tubárica".